La depresión otoñal: cómo cuidarnos de ella

Los beneficios del sol sobre la salud general y el estado de ánimo se conocen desde hace siglos. Hoy las neurociencias nos enseñan que la luz solar percibida mediante la visión activa el hipotálamo y desde allí afecta el sistema hormonal. Con la llegada del otoño y el invierno la intensidad de luz solar se reduce en un 90% bloqueando reacciones químicas en cadena responsables de la producción de endorfinas y serotonina y alterando nuestro estado de ánimo. Por eso es normal que en otoño e invierno tengamos menos ganas de salir y realizar actividades, especialmente al aire libre; y tengamos más sueño y más apetito.

 

Hasta aquí, este es un ciclo biológico natural que podría relacionarse con la hibernación en el reino animal o vegetal, pero en personas que sufran depresión por otras causas, que sean propensas a la depresión o cuyos organismos sean especialmente sensibles a la disminución de la luz solar podrían agravarse sus síntomas. Por este motivo, países como Finlandia y Noruega con largos inviernos tienen tasas más altas de depresión, alcoholismo y suicidio. En Argentina la depresión otoñal afecta entre el 5 y el 10% de la población.

 

Ver también informes en el diario Clarín y La Nación.

 

Según refiere el doctor Norberto Abdala, el tratamiento indicado en estos casos es la fototerapia (exposición a luz artificial de alta intensidad), sin embargo, a pesar de su bajo costo, este tratamiento no está contemplado en la mayoría de los servicios médicos. Existen por suerte medidas, mucho más simples, que todos podemos tomar para prevenir o reducir la aparición de síntomas.

 

Según Santiago Gómez, director del Centro de Psicología Cognitiva, “La forma en que percibamos los cambios climáticos va a depender de nuestros pensamientos y creencias”. Por eso sostiene la importancia de mantener una actitud positiva (que permita ver las cosas buenas de esta etapa del año) y una actitud activa (buscando actividades gratificantes, especialmente al aire libre). Sin embargo, si los síntomas persisten o generan angustia, sufrimiento emocional o pensamientos suicidas es importante buscar ayuda profesional.

 

En la página del Centro de Asistencia al Suicida encontrará una guía de hospitales con servicio de salud mental para Capital y Gran Buenos Aires y, por supuesto, también está disponible nuestra línea de prevención del suicidio.

 

Las opiniones vertidas en estas notas no necesariamente reflejan posturas oficiales del Centro de Asistencia al Suicida y se publican bajo exclusiva responsabilidad de sus autores.

 

Please reload

Línea de prevención del suicidio: 135 (linea gratuita)

(011)5275-1135 desde todo el país

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Blogger Social Icon
  • Instagram Social Icon
Si Usted también quiere colaborar, su aporte desde sólo $ 20, hará que podamos brindar mejor asistencia a cada vez más personas que la necesitan. Ingrese aquí para registrar su donación.