La mujer frente al suicidio y a la prevención del suicidio

 

8 de Marzo: Día Internacional de la Mujer

Desde 1975 las Naciones Unidas conmemoran cada 8 de Marzo la lucha de las mujeres por el reconocimiento de sus derechos en pie de igualdad con los hombres.

 

En notas anteriores, desde el Centro de Asistencia al Suicida denunciamos la discriminación hacia las mujeres y su arista más cruel que es la violencia de género, no sólo por la injusticia que representa sino también por su incidencia en el riesgo suicida, y por los mismos motivos nos sumamos al reclamo de igualdad de derechos.

 

Sin embargo,  igualdad de derechos no significa igualdad en todos los sentidos. Mujeres y hombres somos diferentes desde lo biológico, lo psicológico, lo social y lo cultural, por eso reaccionamos en forma diferente ante diversas situaciones.

 

Según las Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud se producen cuatro veces más suicidios de varones que de mujeres. Relaciones parecidas se repiten en casi todos los países del mundo según datos de la OMS. En cambio, según estimaciones de la propia OMS la cantidad de intentos sigue una relación inversa (ver artículo del diario él país).

 

Ambas diferencias, es decir, mayor cantidad de intentos de suicidio en mujeres y mayor cantidad de suicidios en hombres se deben a las diferencias intrínsecas entre hombres y mujeres. La evolución preparó al hombre para la caza y por eso es más impulsivo y resolutivo, estas características que aún representan ventajas relativas en algunas circunstancias, les juegan en contra a los hombres cuando se enfrentan a ideas suicidas. Del mismo modo la mujer está más preparada para las relaciones grupales y la comunicación por lo que es más propensa a pedir ayuda. Esto lo comprobamos en nuestra línea de asistencia al suicida donde la cantidad de llamados femeninos supera ampliamente a los masculinos.

 

Pero lo más importante de estas diferencias es que las habilidades de las mujeres para la escucha, la contención y la empatía son justamente las que se necesitan para actuar efectivamente en la prevención del suicidio, como lo manifiestan las organizaciones de prevención del suicidio en todo el mundo. Ciertamente, los hombres también podemos entrenar estas habilidades, pero para las mujeres el entrenamiento está facilitado por sus condiciones innatas. Por este motivo valoramos y agradecemos el rol de las mujeres en la prevención del suicidio; tanto en organizaciones como el Centro de Asistencia al Suicida donde la mayoría de los voluntarios son mujeres, como en la vida cotidiana donde en sus diversos roles, y tal vez sin darse cuenta del todo, ayudan en la prevención del suicidio. Porque el suicidio es un proceso que escala desde algo menor a situaciones de mucha angustia que pueden desembocar en un intento por pérdida del sentido de la vida,  y las mujeres con su actitud empática, contenedora, atenta a las necesidades de sus seres queridos, pueden interrumpir dicho proceso con su escucha amorosa y cuidadosa, y así prevenir y dar ayuda o sugerir la búsqueda de ayuda.

 

Ver también Todos podemos prevenir un suicidio

 

Las opiniones vertidas en estas notas no necesariamente reflejan posturas oficiales del Centro de Asistencia al Suicida y se publican bajo exclusiva responsabilidad de sus autores.

Please reload

Línea de prevención del suicidio: 135 (linea gratuita)

(011)5275-1135 desde todo el país

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Blogger Social Icon
  • Instagram Social Icon
Si Usted también quiere colaborar, su aporte desde sólo $ 20, hará que podamos brindar mejor asistencia a cada vez más personas que la necesitan. Ingrese aquí para registrar su donación.