Baja autoestima e ideación suicida

 

La autoestima es un importante constructo psicológico que influye fuertemente en nuestra salud emocional, en cómo nos relacionamos e interpretamos el entorno; es el modo en que nos vemos y valoramos a nosotros mismos e implica mucho más que como nos sentimos con nuestro aspecto físico, que es lo más difundido popularmente. Varía a lo largo de la vida y se construye desde la niñez.

Una infancia difícil, el bullying y valoraciones negativas por parte de nuestros referentes o pares y poca capacidad resiliente inciden en la constitución de una baja autoestima.

 

Las personas con baja autoestima tienen diálogo interno negativo, ¿qué es esto? Son los pensamientos negativos sobre sí mismo que bombardean a la persona. La visión negativa de uno mismo impide avanzar por miedo al fracaso, lleva a subestimar la propia capacidad para actuar o afrontar situaciones adversas, dificulta la valoración de las características que nos hacen especiales, hace tener demasiado en cuenta la opinión de los demás, ser muy autocrítico, genera culpa y tristeza. Así mismo afecta los vínculos con los demás, ya que muchas veces una opinión o una crítica suele interpretarse como un ataque, generando enojo y angustia.

 

La baja autoestima no es algo exclusivo de las personas con alguna patología, de hecho en nuestra sociedad es algo bastante común; el consumismo, las comparaciones y las expectativas propias y ajenas ejercen una presión sorprendentemente alta sobre las personas generando inseguridades.

 

¿Cómo se relaciona todo esto con la ideación suicida? Primero recordaremos que el suicidio es un fenómeno multicausal y que la baja autoestima es un factor de riesgo.

 

La cuestión radicaría en la incapacidad de ver lo transitorio del mal momento, en la imposibilidad de cambio y en la autoadjudicación de la causa de esos eventos negativos. Por ejemplo, una persona pierde su empleo y duda de su capacidad de desempeño en lugar de ver otros factores, como ser el recorte de personal por cuestiones financieras.

¡La buena noticia es que la autoestima se puede trabajar! Lo primero y más importante es ser consciente de ella y de cómo afecta nuestras vidas, y lo segundo, tener en cuenta que estos pensamientos negativos sobre uno mismo, que parecen realidades absolutas, son solo opiniones basadas en las experiencias negativas anteriormente mencionadas nos abrirá la puerta a poder cuestionar esas ideas y poder trabajar con ellas. Aceptarnos, querernos y no juzgarnos es un gran desafío que puede requerir la ayuda de un profesional, pero aunque cueste, ¡vale la pena! Una vez que se logra, la vida cobra otro color, vemos como nos rodeamos de personas positivas que nos impulsan hacia delante y cobramos fuerzas por nosotros mismos para tomar las riendas de nuestras vidas y así lograr lo que queremos.

Si usted se sintió identificado con este artículo puede llamar a nuestra línea de asistencia al suicida.

 

Referencias:

Las opiniones vertidas en estas notas no necesariamente reflejan posturas oficiales del Centro de Asistencia al Suicida y se publican bajo exclusiva responsabilidad de sus autores.


 

Please reload

Línea de prevención del suicidio: 135 (linea gratuita)

(011)5275-1135 desde todo el país

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Blogger Social Icon
  • Instagram Social Icon
Si Usted también quiere colaborar, su aporte desde sólo $ 20, hará que podamos brindar mejor asistencia a cada vez más personas que la necesitan. Ingrese aquí para registrar su donación.